noticiasfinal

NOTA DE OPINION

Por Marcelo Sosa

La derrota de Fontana y los que no entendieron nada

WhatsApp Image 2021-11-26 at 18.28.47

EDITORIAL DE MARCELO SOSA PACHECO

Alfredo Pelegri sabía (sabe) que la apuesta era (es) elevada. Inscribir al Club Coronel Fontana, del que es presidente, al torneo regional, implicaba poner a su joven plantel frente a un desafío enorme. Si bien el fútbol tiene su magia en que cualquier cosa puede pasar, incluso que el más débil derrote al más poderoso, la lógica decía que al rojinegro le resultaría muy difícil superar a los equipos de San Carlos de Bariloche.

Cruz del Sur, que le propinó una goleada sin atenuantes, es un plantel semiprofesional, con jugadores que han vestido incluso camisetas como la de Boca Juniors; América de Cali; Tigre; Newells entre otros.

Y el rival que viene, Chicago, tiene tan buen nivel como los “cruzados”. De hecho, en la primera fecha Cruz del Sur apenas pudo superar 2 a 1 al verdinegro, pese a que éste último jugó desde la mitad del primer tiempo con un hombre menos.

A eso sumarle que Fontana decide jugar el torneo dos semanas antes, lo que implicó modificar todo el esquema de trabajo que el Cuerpo Técnico tenía pensado, mientras que los barilochenses pudieron hacer una pretemporada que incluyó partidos amistosos con equipos de la poderosa liga de Mendoza.

Todo esto, Pelegri lo sabía. Y sin embargo decidió avanzar, sabiendo que valentía no es no sentir miedo (en este caso a perder), sino enfrentarlo. Y además porque para ganarse un lugar hay que participar. Para ganar un partido, primero, hay que jugar. No hay otra forma.

De ninguna manera lo antes expuesto debe sonar a pretextos. Todo lo contrario, los propios jugadores, mas que abatidos. estaban enojados. Porque no sólo se trató del poderío del rival sino también de algunas falencias propias.

Sin embargo, sí se debe tener en cuenta todo lo anterior para realizar un análisis, al menos justo, para luego recién criticar.

Por ello resulta repudiable que, desde las tribunas, algunos hinchas, gente grande por cierto, insultara a un grupo de pibes que nunca tuvo las herramientas para hacerle frente al equipo barilochense. Y, por el contrario, demostró en la cancha mucha mas dignidad de aquellos que los insultaban, porque pese al “baile” que por momentos recibieron, nunca acudieron a un golpe artero, a la patada innecesaria o de mala fé.

Los pibes del rojinegro quizás no ganen ningún partido. Es más, quizás ni siquiera puedan hacer un gol en las tres fechas que les queda por delante. Pero lo que si es seguro es que la experiencia les sumará para el desarrollo y evolución de su juego, para comprender que los que estaban en frente no son otra cosa que jugadores con muchas horas de trabajo encima. Es decir, de esta experiencia van a salir ganando porque van a aprender.

Los otros, los que insultaban desde la tribuna, quizás alguno de ellos sin haber ganado nunca nada en su vida, evidentemente aún no entendieron nada.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

ACERCA DEL AUTOR

NOTAS RELACIONADAS

SE EL PRIMERO EN COMENTAR

Deja un comentario